La localidad celebra varias fiestas durante el año, pero las más importantes son:

Los cañamones, que se celebra el tercer sábado de junio. Antiguamente los agricultores salían a limpiar todos las regueras y los caminos y luego por la tarde, la que era entonces la Hermandad de Labradores, invitaba a un vino y cañamones y tostones. Actualmente es el ayuntamiento el que mantiene esta tradición y a la que se ha añadido una caldereta y la música.

Fiestas patronales, que son el cuarto fin de semana de agosto en honor al Santísimo Cristo de los Remedios, con baile, música, encierros, actividades para los más pequeños, etc.